Siempre se ha dicho que el aspecto físico no es lo más importante a la hora de establecer relaciones los hombres y las mujeres. Sobre todo en el caso de las mujeres. Ellas prestan más atención a otras cualidades de la personalidad de los hombres a la hora de seleccionar pareja. Mientras que ellos, tienen más en cuenta la belleza exterior. No es cierto.


El aspecto físico es lo primero que entra por los ojos y lo que nos hace sentirnos atraídos inicialmente por otra persona. Es, lo queramos o no, nuestra “tarjeta de visita”.
Ambos sexos están más dispuestos a permitir que se le acerque alguien de buen aspecto, o a aproximársele, que otra persona cuyo físico resulte desagradable, censurable o indiferente.


Todos nos comportamos igual
Se ha comprobado que tanto los hombres como las mujeres atienden más al aspecto físico que a otras cualidades cuando se trata de mantener una relación fugaz o intrascendente, mientras que prestan más atención a atributos más personales, como el carácter, su interés por los niños, la cuenta bancaria..., a la hora de elegir a alguien con quien se pretende sostener una relación más estable y a largo plazo.
Repito que en esto no hay diferencias entre los hombres y las mujeres a pesar de lo que cuentan los tópicos.
La diferencia de gustos se encuentra en el tipo de relaciones que gustan mantener los hombres y las mujeres. Mientras que ellos mantienen una tendencia a las relaciones fugaces, las mujeres se involucran más en relaciones a largo plazo. De aquí ha surgido la creencia de que las mujeres no le prestan atención al aspecto físico masculino.

Le prestamos atención al físico
Unas partes corporales nos gustan más que otras, y existen algunas que, incluso, nos excitan. Sin embargo, no hay nada tan variable como el gusto por una determinada parte del cuerpo u otra. Es algo fuertemente condicionado culturalmente, hasta el extremo que lo que puede resultar verdaderamente excitante en unos pueblos, en otros pueden ser repulsivos. Más aún, dentro de la misma cultura existen numerosas diferencias individuales.
Por eso, respecto a las partes del cuerpo que más excitan a hombres y mujeres, sólo podemos hablar de tendencias.

La estatura
Dentro del aspecto físico, existen condiciones que gustan de forma evidente y otras que lo hacen de una forma que pasa inadvertidas para todos. Un ejemplo de esto último es la estatura.
Las mujeres los prefieren más altos que ellas; en cualquier caso, mejor si sobrepasan los 180 centímetros de alturas.
Los hombres, sin embargo, prefieren mirar a las mujeres desde arriba. Es decir, les gustan algo más bajas que ellos. Las razones por las que sucede esto son demasiado complejas para resumirlas en unas pocas líneas.

Las mujeres se fijan en el culo
De las condiciones físicas evidentes, tenemos que a las mujeres las partes del cuerpo del hombre que más “les ponen” son, con mucho, las nalgas (pequeñas y prietas), un cuerpo esbelto con vientre liso (ahora comienzan a gustar también si están ligeramente musculados) y los ojos (insinuantes, interesados, traviesos, joviales). El resto, gusta en proporciones más pequeñas.
El pene, que los hombres creen que es algo que tumba de emoción a las féminas, apenas alcanza algún valor en la escala de elementos físicos excitantes. Quizás sea porque cuando se llega a ver el pene del chico ya ha habido otras cosas antes que han acelerado el corazón femenino. Otra cosa distinta es lo que pueda suceder después con esa parte de la anatomía masculina.

A los hombres les gustan las mujeres con mucho pecho

A los hombres les excitan, también, unas pocas partes del cuerpo femenino. Básicamente, el pecho (generoso, turgente y con pezones erguidos), las nalgas (redondas, duras y abundantes), con una cintura esbelta (plana, tersa y delgada). La clásica imagen del reloj de arena, vamos.
Unos atributos físicos muy alejados de los cánones que pretenden imponer (con algún éxito) los diseñadores de vestidos femeninos; más interesados en que sus proyectos cuelguen bien del cuerpo femenino que de su aspecto saludable.
Los genitales también gustan. Pero sucede como con el pene, para cuando se llega a verlos, suelen haber pasado algunas cosas con anterioridad.

Fuente: JPG.


@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@
Publicidad:

@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@

Vídeo Clip Relacionado: Ana Torroja y Aleks Syntek - Las curvas de esa chica.

@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@

Publicidad: